Muchas veces hemos entrado a vivir en una nueva casa y podríamos calcular la localización exacta de cada una de las cosas que colgaban de la pared. Y es que, cuando alguien cuelga un cuadro en la pared, no piensa en el horrible y antiestético agujero que quedará después. Por ello, tarde o temprano llegará el punto en que nos veamos obligados a taparlos.

Definitivamente, estos orificios no quedan nada bien y contrastan profundamente con la estética de un ambiente agradable y decorativo.

Por lo general, lo que se suele hacer en estos casos es parchearlos con yeso o con cualquier otro material, y después pintar la pared. Sin embargo, este método, aunque eficaz, puede ser costoso en tiempo y en dinero, especialmente si solo tenemos que tapar uno o dos agujeros. Afortunadamente, hoy o mostraremos una opción mucho más fácil y rápida.

Lo único que vais a necesitar es un crayón o lápiz de cera. Como habréis adivinado, si vuestra pared es blanca, necesitaréis un crayón de color blanco. Pero si tenéis una caja con muchos colores, podéis estar seguros de que alguno corresponderá con el de vuestra pared.

Para agujeros pequeños, simplemente basta con frotar el lápiz de cera por la brecha. Esto debería ser suficiente para rellenar el espacio vacío.

Si el agujero es más grande, no os preocupéis porque aquí tenemos solución para todo. En este caso, la única diferencia es que el lápiz de cera debería estar un poco más blando para poder rellenar el agujero. De este modo, la cera se introduciría en él dejando la superficie perfecta. Para ablandar el crayón, lo único que tienes que hacer calentar la punta con un mechero, con cuidado de no quemarte.

No debería llevaos mucho tiempo ablandar el lápiz; solo tenéis que girarlo suavemente, procurando que no gotee. Luego frota el crayón sobre la brecha hasta que se llene. Espera un poco hasta que la cera se endurezca de nuevo y, si por casualidad habéis manchado la zona colindante o simplemente sobresale un poco del agujero, frota con una toalla seca para quitar la cera sobrante. Fácil, ¿verdad?

Estoy convencido de que vais a sacarle mucha utilidad a este truco, así que no dudéis en compartido con todos vuestros conocidos.

Vía: hefty

Publicado en Hogar