Los aguacates son una fruta llena de propiedades estupendas para nuestra salud, pero por desgracia tienen un precio elevado. Además su punto de maduración es breve, y entre comprarlos como una roca y tirarlos por haberse pasado hay apenas un par de días.

Afortunadamente existe una forma de disfrutar del aguacate fresca y cómodamente, a la vez que ahorramos algo de dinero.

aguacate

Para ello, debemos comprar una buena partida de aguacates cuando los veamos a buen precio. No te preocupes porque la cantidad sea grande ya que, y aquí está el truco, pueden congelarse y descongelarse sin perder firmeza, textura ni color.

Para ello, lavamos los aguacates y los cortamos en dos mitades

aguacate 1

Con un golpe seco de cuchillo, retiramos el hueso de forma limpia, fácil y sin esfuerzo

aguacate 3

Después separamos, con ayuda de una cuchara, la pulpa de la cáscara rápidamente y sin manchar nada

aguacate 6

No olvides repasar la cáscara y retirar la pulpa remanente para aprovechar al máximo la fruta. Puedes colocar los restos sobrantes dentro del agujero donde se alojaba el hueso

aguacate 2

Coloca las mitades en una bandeja e introdúcela en el congelador. Una vez congelados, almacénalos en una bolsa

aguacate 4

Puedes usarlos en frío para elaborar batidos y smoothies, o congelarlos en puré para hacer guacamole

mas aguacate

Si piensas reutilizarlo en tus ensaladas, saca la cantidad deseada y deja que se descongelen, sin utilizar calor, una o media hora antes de usarlos. De esta forma la pulpa se mantendrá firme y el color no se perderá. Si crees que tardarás en usarlos, utiliza unas gotas de limón con antioxidante.

Fuente: How to Freeze Avocados – Jodie Brown

Publicado en Cocina