Todos lo hacemos de vez en cuando. Lo que empieza siendo un picazón o un pequeño síntoma de alergia, al final puede convertirse en una profunda búsqueda de petróleo en toda regla. ¿Pero se os ha ocurrido pensar que hurgarse la nariz podría ser peligroso?

Seguid leyendo para averiguar por qué debéis pensároslo dos veces antes de ir a por el próximo moco…

urgarse_nariz_1

Bacterias tan peligrosas e incluso multirresistentes como la Staphylococcus aureus podrían entrar en nuestro organismo a través de la nariz. Estas bacterias vienen en las fosas nasales y las “alimentamos” cada vez que nos metemos el dedo en la nariz.

urgarse_nariz_2

Otra de las complicaciones es que las paredes nasales se irritasen y pasase a convertirse en una infección crónica. Hurgarse con frecuencia la nariz puede lesionar la mucosa sensible y causar sangrado.

urgarse_nariz_3

Cuando esto pasa, las costras se acumulan y hacen que intentemos rascar aún más en la zona. Así es como los virus, bacterias y hongos alojados bajo nuestras uñas acceden al torrente sanguíneo causando enfermedades.

urgarse_nariz_4

Las hemorragias nasales suelen ser bastante serias porque por ella circulan nada más y nada menos que 5 arterias. Por tanto, estas heridas en la mucosa pueden tardar varias semanas en sanar adecuadamente.

urgarse_nariz_5

¿Quién habría pensado que un hábito tan inofensivo podría ser tan dañino? Así pues, la próxima vez que sintáis el impulso de meter el dedo en la nariz para extraer ese moco que os está fastidiando la vida, probad a utilizar pañuelos.

Vía: hefty, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Salud