La tecnología nos ha cambiado la vida, pero no siempre a  mejor. En malas manos puede ser muy peligrosa, y por ello los consumidores debemos estar alerta para proteger nuestra intimidad.

Hace unas semanas una mujer fue víctima de un delito contra su privacidad, al encontrar una cámara de vídeo escondida en su habitación de hotel. El dispositivo estaba convenientemente camuflado como un gancho para el abrigo y unido a la pared. No obstante su apariencia desentonaba con el entorno, así que una inspección más minuciosa reveló la verdad.

“Estaban grabando cada uno de mis movimientos. Tengo ansiedad y miedo de despertar un día y encontrar ese material en internet”. 

Nuestra protagonista contactó con la policía de inmediato, quien aún no ha podido dar con el responsable. Se desconoce si la cámara fue colocada con la intención grabar la intimidad de los clientes del hotel o para realizar espionaje industrial, ya que la mujer trabaja como ingeniero en una plataforma petrolífera.

La próxima vez que te hospedes en una habitación de hotel, recuerda revisarla con atención en busca de objetos extraños. Para ello, apaga las luces del cuarto y observa a tu alrededor en busca de luces rojas y verdes.

Algunos dispositivos poseen luces indicadoras de funcionamiento que nos avisarán de su posición. Adicionalmente las cámaras con visión nocturna no podrán observarse a simple vista, pero serán visibles desde la cámara de nuestro smartphone.

El siguiente vídeo muestra cómo funcionan estos dispositivos, y lo inocentes que lucen en la pared. Recuerda, siempre que os hospedéis en un nuevo lugar, por vuestra seguridad, revisad la habitación. Esta es una de estas cámaras:

Y a continuación, el testimonio de la mujer:

Original: CH-DVRHD1 – Motion Detection Recording – Coat Hook Spy Camera

Fuente: CNN.com Vía: Wimp.com

Publicado en Miscelánea