Están deliciosos y son bastante económicos, por esta razón los establecimientos de kebab han proliferado tanto durante los años de crisis.

¿Pero sabes de qué están hechos esos jugosos rollos de carne? ¿Tienes clara su procedencia, calidad o composición nutricional?

En busca de una respuesta la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha analizado 25 muestras de kebabs comprados en 25 cadenas y establecimientos diferentes en Madrid, España. El resultado es bastante inquietante.

Ternera con pico y alas.

kebabs 1

La muestra elegida fue siempre el misma, un kebab completo de carne de ternera con quesos y salsas, que se guardó de inmediato en un envase refrigerado y se trasladó a laboratorio.

Sorprendentemente de los 25 kebab de ternera analizados, sólo uno estaba compuesto de ternera en su totalidad.

Donner Meat & Chips with chili sauce, garlic mayo & salad

En los otros 24 kebabs de ternera se encontraron otro tipo de carnes en la mezcla.

Pollo: de los supuestos kebabs de ternera 20 de ellos contenían pollo. En 6 muestras en una cantidad superior al 60%. En otras 11 la carne de pollo oscilaba entre el 40% y el 60%. Y sólo 3 muestras contenían una cantidad menor al 1%, quizás por contaminación cruzada, (kebabs de ternera que se preparan sobre la misma superficie y a menudo con los mismos cuchillos que los kebabs de pollo).

Caballo y pavo: 7 muestras dieron positivo en carne de caballo y 13 en pavo, todas ellas en una proporción menor al 1%, el limite legal de la Unión Europea.

Pero no creas que la presencia de otras carnes ha sido algo anecdótico y sólo acaecido en Madrid, sino que los estudios nutricionales realizados en Reino Unido y Suiza, confirman la evidencia.

Baja calidad y problemas de higiene.

kebabs 3

Ni la carne era de ternera ni era de buena calidad, como mucho un aprobado raspado.

De las 25 muestras 9 de ellas presentaban mucha cantidad de fibras y tendones musculares, así como mucho calcio, resultado de haber rebañado el hueso hasta el extremo.

Sin embargo donde suspende este tipo de comida rápida es en su falta de higiene.

file9111259437320

Si bien no se encontraron indicios de salmonela ni listeria, 11 de las 25 muestras contenían grandes cantidades de bacterias coniformes. Es decir materia fecal, proveniente de una mala limpieza de los vegetales (abono de cultivo) o de lavarse poco las manos, algo probable porque en ninguno de los lugares visitados los cocineros llevaban gorros o guantes.

En cuanto a la frescura, 13 muestras presentaban demasiado moho y levaduras.

Una bomba calórica.

kebabs 4

A la hora de darnos un capricho y saborear algo de comida rápida, muchos consumidores eligen los kebabs pensando que su pan delgado, verdura fresca y abundante carne son una opción saludable. O al menos más saludable que una hamburguesa o una pizza.

Sin embargo, los resultados han revelado que los kebabs son una auténtica bomba nutricional, cargada de grasa y sal.

Para que te hagas una idea, este plato que suele consumirse como cena, acompañado de patatas fritas y refresco, supone ingerir en una sola comida  tres cuartas partes de la energía que necesita un adulto para pasar todo un día.

kebabs 2

Los kebabs están de media (739 calorías y 4,5 g. de sal) por encima de una hamburguesa del Burger King (648 calorías, 2,3 g. de sal) o del Mc Donald’s (510 calorías, 2,2 g. de sal).

Este estudio no quiere decir que las pobres condiciones de higiene o la carne con sorpresas se den en todos los restaurantes, pero si que nos hace hincapié en observar si nuestro restaurante favorito cumple o no con ellas.

Del mismo modo, nos abre los ojos ante la falta de información nutricional ofrecida por estos establecimientos, gracias a la cual podremos considerar justamente si elegir este u otro alimento, ateniéndo al nivel real de calorías que posee.

Fuente: OCU

Publicado en Salud