Se titula Omelette -como tortilla en francés- y su nombre tiene mucho que ver con el desarrollo de la historia.

La creadora de este corto, Maddie Sharafian todavía era un estudiante de animación en la escuela Calarts cuando lo creó, sabiendo captar a la perfección la relación de complicidad que se establece entre los humanos y sus mascotas. La idea que intentaba reflejar la artista es la importancia de cocinar para alguien a quien amas y para ello recurrió a la relación de amor más noble: la que un perro tiene con su humano.

Además nos invita a reflexionar sobre nuestra actitud cuando nos encontramos exhaustos y deprimidos y no somos capaces de ver el cariño que otros sienten por nosotros. Una narración perfecta y con el protagonista más tierno, nos ha encantado.

Este post post apareció originalmente en otra de nuestras webs, lanubedealgodon.

Publicado en Cultura y ocio