Todos los que sois padres conocéis la multitud de veces que hay que cambiar a un bebé. Al final puede convertirse en un proceso tedioso en el que la lavadora se convertirá en tu mejor aliado.

Cuando los niños hacen sus necesidades, es fácil que sus excrementos sobresalgan por todo el pañal, impregnando muchas partes del cuerpo del pequeño, como el torso, los brazos o la cara al intentar quitarles el body.

Hoy os traemos un truco fantástico para que esto no os vuelva ocurrir, y convertir el cambio de vuestro bebé una tarea un poco más limpia. Sobre todo, os vendrá muy bien para los que sois primerizos en este campo y no tenéis mucha experiencia cambiando pañales. Tomad nota porque seguro que es mucho más fácil de lo que pensabais…

Original: Tiaras & Prozac vía wimp

Publicado en Familia