Nunca comprarías un producto en el supermercado cuya etiqueta dijera: “Contiene azufre y puede producir acido sulfúrico”. ¿verdad?

Pero lo cierto es que la compramos continuamente, da sabor a nuestros platos y nos hace llorar como niños. Si, es la cebolla.

La cebolla es un vegetal que absorbe el azufre del suelo, diluyéndolo en su composición. Cuando la cortamos, rompemos sus células liberando pequeñas cantidades de gas de azufre que al contacto con el agua de nuestros ojos, produce una reacción química formando pequeñísimas cantidades de ácido sulfúrico. Este ácido irrita nuestros ojos, que se ven obligados a producir lagrimas para limpiarse.

Pero ¿sabías que existe una manera de evitar todo esto? Sólo hay que retirar la parte más rica en azufre de la cebolla para evitar las lagrimas, y este video te enseña como hacerlo.

Original: Cut onion without crying

Publicado en Cocina