El Sol es muy agresivo. Creemos que todo el daño que puede llegar a causarnos son unas simples quemaduras que acabarán despareciendo una semana después dejándonos un bonito bronceado. Si recuerdas el vídeo en el que se mostraba con unas cámaras especiales de qué manera nos veía el Sol a las personas aprendíamos lo increiblemente expuesta que estaba nuestra piel ante la acción de los rayos uva.

Por desgracia, su incidencia prolongada es una de las mayores causas del cáncer de piel, uno de los más frecuentes en la gente jóven. Para concienciar a todo el mundo de las probabilidades de padecerlo y de su estrecha relación al tomar el Sol sin la protección adecuada, DCFMCanada -fundación de concienciación contra el melanoma- ha creado una campaña en varios idiomas cuyos protagonitas son personas reales que lo padecieron y que comparten sus testimonios y cicatrices.

Original: DCFMCanada

Publicado en Miscelánea