Te quise en los peores momentos de tu vida, durante tus más profundas confuciones,

durante tus depresiones, tus peores decepciones, tus bajones de autoestima, tus ronquidos de madrugadas, te quise en tus silencios. Te quise también riendo a carcajadas, lleno de sonrisas, bailando y cantando tomado en tu auto. Te quise tomado, sobrio, serio, distante. Te quise disgustado por como era tu padre, te quise cohibido por mi mirada, te quise cuando vivías tomándome fotos aunque sabías que lo odiaba. Te quise como ni siquiera tú sabías qurerte, te quise como a nadie, como a todo. Te quise, Te quiero y Te querré.

Publicado en Relatos