Las despensas son una fuente de desahogo de espacio en cualquier casa, pero también son uno de los rincones más complicados de mantener limpios y ordenados. Claro, son el lugar ideal para almacenar alimentos y suministros, pero por alguna razón siempre se ven desordenados. Es muy fácil encogerse de hombros y dar la batalla por perdida pero, tal y como veremos hoy, esto no tiene por qué ser así.

Desde mayo de 2010, Emily Decorchick lleva inspirando a cientos de miles de personas con los alucinantes proyectos de DIY que comparte periódicamente a través de su blog. Una de esas fantásticas ideas fue reorganizar su despensa, a la que siempre había temido pasar por el desorden acumulado. Con ayuda de su padre, ambos llevaron la funcionalidad de este pequeño espacio hasta límites completamente nuevos:

Solo con echar un vistazo al interior, no es difícil adivinar por qué esta habitación era una fuente de frustración. Aunque todo estuviera en su sitio, siempre se veía desordenada

despensa_1

Todo lo que no cabía en los estantes estaba colocado en el suelo. Esto hacía muy complicado poder moverse por la despensa para colocar cosas o alcanzar algo de la parte posterior de los estantes. No era imposible de hacer, pero sí molesto

despensa_2

El primer paso a seguir, por supuesto, fue vaciar el contenido de la despensa. Ahí fue cuando Emily descubrió lo grande que era su despensa y el espacio del que disponía

despensa_3

Fue una tarea laboriosa, pero que sin duda merecería la pena. Con todos los suministros fuera, colocó papel de pared sobrante de otros proyectos entre todos los estantes, con el objetivo de darle un aire distinto al lugar

despensa_4

El patrón que utilizó fue uno que imitaba paneles de madera antiguos

despensa_5

Al final terminó empapelando toda la pared hasta el techo y retocó las estanterías dañadas por el uso con pintura blanca

despensa_6

El siguiente paso fue la instalación de los carruseles, diseñados y fabricados por el padre de Emily. Estos podrían sustituirse fácilmente por las bandejas giratorias que podemos adquirir en las tiendas, pero su padre prefirió hacerlos él mismo para que se adaptasen perfectamente al tamaño de los estantes que había. Cada carrusel tenía 50 cm de diámetro

despensa_7

Utilizando la base como guía, Emily fue haciendo los agujeros correspondientes en los estantes para poder acoplar todos los carruseles

despensa_8

El resultado es fantástico. Ahora tan solo había que colocar ordenadamente todo el contenido que había sacado de la despensa

despensa_9

Aquí podemos ver el resultado final. Sin embargo, en vez de poner simplemente todo como estaba, Emily aprovechó para cambiar algunas cosas

despensa_10

Compró unos tarros de cristal para mantener todo bien organizado y visible

despensa_11

Para las etiquetas compró un rollo de vinilo negro, unas tijeras onduladas para recortarlo y unos rotuladores de tiza líquida para escribir los nombres

despensa_12

Las legumbres y la pasta definitivamente lucen mucho mejor en estos tarros de cristal

despensa_13

Estos otros embalses largos y alargados son ideales para el almacenamiento de cereales o aperitivos sueltos que no vienen en envases con cierre

despensa_14

Ahora, Emily ya no tiene que luchar por llegar a las conservas de la parte de atrás del estante. Tan solo tiene que girar el carrusel y listo

despensa_15

En cuanto a su nueva despensa, además de haber ganado una gran cantidad de espacio, cabe destacar que también ha ganado en funcionalidad, diseño y comodidad

despensa_16

Vía: Wimp, traducción y adaptación elaborada por La Voz del Muro

Publicado en Hogar