Por norma general, los niños tienden a magnificar prácticamente cualquier cosa, por pequeña que sea. Como es normal, la mayoría de elementos y situaciones que giran a su alrededor es una fuente constante de descubrimientos. De ahí que surjan reacciones tan divertidas como la que veremos en el vídeo de hoy.

Walker Clark se ha convertido en un auténtico fenómeno viral en cuestión de pocos días, después de que su hermana le grabase mientras se despertaba de la anestesia. Tras haberse roto el brazo izquierdo por dos sitios al caerse de un columpio, los médicos tuvieron que anestesiarle para restablecérselo.

En el vídeo podemos ver la reacción del niño al despertar, en el que adquiere una actitud embriagada por la euforia tras ver su nueva escayola. “¿Donde estoy? ¡Tengo una escayola! ¡Mira mi escayola! Woooooh!”. Lo más sorprendente de todo, es que era la décima vez que Walker descubría que tenía el brazo escayolado, de ahí que su hermana decidiese inmortalizar este momento…

Original: Aubree C

Publicado en Familia