Aunque parezca que este anciano sólo está mirando la actuación de las chicas, todo cambia cuando comienza a cantar. Su nombre es Angelo Loforese y tiene 95 años. A pesar de su edad, no ha perdido su potente voz, que le permite entonar a la perfección Nessu Dorma, el último acto de Turandot, la famosa ópera de Giacomo Puccini.

Cuando canta utiliza todo su cuerpo, flexionando el abdomen para expulsar un potente chorro de voz perfectamente afinado. Con 95 años sólo nos queda decir que éste es otro ejemplo más de cómo la edad queda en un segundo plano ante la magia de la propia persona.

Via: artistasdelared.com

Publicado en Cultura y ocio