A veces buscamos cualquier tipo de excusa para postergar aquello que llevamos tiempo queriendo empezar o lo que nos hubiese gustado hacer en un futuro.

Precisamente hoy queríamos compartir con todos vosotros un vídeo que sirve como inspiración para las personas que realmente quieren hacer lo que les gusta, pero que no se sienten capacitadas.

El vídeo está protagonizado por un joven de 16 años llamado Aaron y que padece síndrome de Tourette. Se trata de un trastorno neuropsiquiátrico caracterizado por múltiples tics físicos y vocales. Estos tics pueden aumentar o disminuir, aunque también pueden desaparecer de forma temporal, y son precedidos por un impulso premonitorio.

Es muy probable que lleguéis a la conclusión de que una persona que padezca este síndrome no sea capaz de cantar, tal y como haría cualquiera que supiera hacerlo -me excluyo completamente-. Sin embargo, el protagonista del vídeo es un vivo ejemplo de que no solamente puede cantar, sino que además lo hace como los ángeles.

Lo curioso de este vídeo es no solo lo bien que canta este chico, sino el sorprendente efecto calmante que tiene la música sobre sus tics. Es como si se transformase en otra persona. ¡No te lo pierdas!

Vía: TicTwitchTeen

Publicado en Miscelánea