En mitad de la oscuridad, la luz brilla con más fuerza. En mitad de la violencia más extrema y la guerra, las muestras de compasión y bondad son gestos que te hacen volver a creer en el ser humano.

Un ejemplo perfecto de esos hombres y mujeres que intentan cambiar las cosas y brillar con luz propia es Alaa, un hombre Sirio de mediana edad que ha estado cuidando a los animales domésticos abandonados en Aleppo, la ciudad más castigada por el conflicto bélico de Siria.

hombre que alimenta gatos 1

hombre que alimenta gatos 6

Este conductor de ambulancia visita cada día Masaken Hanano, el barrio más castigado por los terribles bombardeos de las fuerzas leales a Al-Assad. En su complicada situación, Alaa compra alrededor de 4 dólares de carne todos los días para alimentar a unos 150 gatos abandonados por la muerte de sus dueños.

hombre que alimenta gatos 3

hombre que alimenta gatos 4

Los gatos no son animales callejeros, eran animales domésticos bien alimentados y que ahora, en su nueva situación carecen de las habilidades necesarias para alimentarse de forma adecuada por si mismos.

hombre que alimenta gatos 2

Su bondad no debe conocer limites, porque Alaa lleva cuidando de estos animales desde hace más de dos meses. Es conmovedor ver cómo se preocupa por estos animales y ya esta pensando en buscarles un nuevo hogar cuando cese el conflicto.

hombre que alimenta gatos 5

hombre que alimenta gatos 7

Ojalá existirán más personas como Alaa. Este hombre es una prueba de que todavía hay espacio para el cuidad y la compasión en la violencia más extrema. Si el ser humano fuera compasivo y bondadoso, no tendríamos que preocuparnos por las guerras.

Fuente: Lost at e Minor.

Publicado en Animales