¿Cómo reaccionaría una persona con discapacidad auditiva si todo el mundo fuera capaz de comunicarse con ella sin barreras? ¿Y si además todo ocurriera de forma espontánea?

Eso precisamente fue lo que le ocurrió a Muharrem, un joven discapacitado auditivo, que durante un paseo con su hermana comienza a encontrar extraños y comerciantes que le saludan y entablan conversación mediante lenguaje de signos.

Como parte de una campaña de marketing para presentar un centro de atención telefónica para sordos e hipoacúsicos de Turquía, la agencia de publicidad Leo Burnett de Estambul, prepararó una sorpresa muy especial.

Con su hermana como complice, las compañias pasaron un mes enseñando lenguaje de signos a diferentes personas del barrio, con la intención de rodar un spot publicitario con Muharrem como protagonista. Su reacción no podría ser más bonita y conmovedora, no te la pierdas.

Original: Duyan Eller.

Publicado en Miscelánea