Muchas veces no sabemos, o no queremos saber, cómo pueden llegar a comportarse nuestros hijos tras el umbral de la puerta de nuestro hogar. Y es que para nosotros lo son todo, tanto que a veces quedamos cegados por sus virtudes, las cuales nos impiden ver lo malo. Son nuestros hijos, pero hay que saber reconocer sus defectos y virtudes, mostrándoles y haciéndoles ver siempre aquello que hacen bien y mal.

Independientemente de que para nosotros sean los mejores, también debemos procurar que lo sean también para los demás, tal y como ha hecho el padre que conoceréis hoy, quien aprovechó la difusión de internet para contarnos el daño que su hija había hecho a una de sus compañeras de clase.

Una historia para compartir pues aunque solo sean cosas de niños, una vez que el daño está hecho este podría ser irreversible, por lo que sus actos podrían pesarles toda la vida:

Mi hija Callie es, para mí, una de las personas más dulces que conozco. Siempre saca buenas calificaciones, tiene amigos encantadores, y todavía encuentra tiempo para ser una hija amorosa y maravillosa. Nunca antes había tenido problemas en la escuela secundaria, ni me había dado motivos para creer cómo estaba actuando.

Soy un padre soltero de 3 hijas. Es duro, pero pensé que estábamos haciéndolo bien. Callie es la mayor de todas.

Hace poco recibí la llamada telefónica de una madre llorando, diciéndome que mi hija estaba involucrada en el acoso que su hija había sufrido en la escuela. Callie y sus amigos tomaron fotos de la niña en poses “divertidas”, tales como agacharse para recoger algo del suelo mientras mostraba parte su trasero. La chica tiene un poco de sobrepeso, por lo que creo que muchas de las fotos iban dirigidas a enfatizar ciertas zonas de su cuerpo…

La madre dijo que su hija trató de cortarse las venas esta mañana y estaba en el hospital.

Callie se encuentra en la playa hoy, pero debería estar en casa en unas horas. Estoy tan enojado, que no sé qué hacer. Siempre he enseñado a mis hijas a ser amables y respetuosas con los demás, y me siento como si no la conociera. Por lo que he oído, Callie era la cabecilla de todo esto…

Eso fue hace unos días.

Callie llegaría a casa esa noche sobre las 20:30, pero a las 20:15 recibí una llamada suya diciéndome que se quedaría a dormir en casa de un amigo. “No, necesito que vengas a casa ahora mismo”, le dije. Ella me contestó: “¡Yo ya estoy aquí! ¡Adiós!”, y acto seguido colgó. Me decidí a ir a por ella en vez de discutir por teléfono. Fui a la casa de uno de sus amigos, pero no había nadie en casa, así que empecé a llamar a los padres de todos ellos y, finalmente, el hermano de uno de ellos me dijo que estaban en el parque. Efectivamente, fui al parque y había unos 30 críos alrededor de una fogata. Entonces vi a Callie de pié con un vaso en la mano junto a un barril de cerveza.

He de decir que no suelo enfadarme… pero ya había tenido suficiente. Fui directamente a ella y le dije que no iba a montar una escena, así que le dije que subiera al coche. Automáticamente, ella se convirtió en otra persona: “¡tengo casi 18, no puedes hacerme esto! ¡Me estás avergonzando!”. Ahí fue cuando estallé. No estoy muy seguro de lo que dije, pero fue algo así como: “¡deberías estar avergonzada! Por tu culpa y la de tus amigos una niña está en el hospital, y te encuentro aquí bebiendo alcohol siendo una menor. Tu madre estaría avergonzada de ti, y yo ni siquiera te conozco.

Me causó tal enfado que la metí en el coche y ahora está castigada en casa. Le he quitado todos los aparatos electrónicos -ordenador, smartphone y televisión-. Le dije que publicase un mensaje en Facebook pidiendo disculpas y asumiera que había sido ella la que había publicado las fotos. Cuando se registró en Facebook, inmediatamente descubrí que no solo había publicado las imágenes, sino que había estado burlándose de muchos de sus compañeros de colegio, a los que ella y sus amigos calificaban como “nerds y solitarios”. Debía haber unas 50 imágenes.

Después de publicar la disculpa, me encargué de dejarle muy claro que no haría nada el resto del verano. Todos los planes están cancelados hasta nuevo aviso. Puede utilizar el teléfono fijo si lo necesita, pero solo cuando estoy yo en casa.

Otras de las cosas que le estoy haciendo cumplir es que haga servicios a la comunidad. Cuando la niña salga del hospital, Callie irá a su casa a pedir disculpas a ella y a su familia. Le he quitado los goznes de la puerta de su habitación. Se acabó la privacidad durante un tiempo.

Todo aquello que pueda haber en casa que ella pudiera considerar un lujo ha desparecido. Esto incluye: todas las cremas y productos para el cabello caros que le he comprado. Solo le dejé un champú, un acondicionador, gel de baño y crema para el cuerpo de los más sencillos. También se ha quedado sin su maquillaje (aunque no se su podré aplicar esto). Saqué un montón de cosas de su cuarto y solo le dejé libros y un piano electrónico. Todo está en el garaje. Le he dicho que se ponga al día con la lectura y que intente practicar un poco con el piano que ella pedía y que nunca utilizó.

Le dije que se tomara la noche para pensar en lo que había hecho. Si ella quiere pelear conmigo mañana por la mañana, entonces que así sea. Si ella cumple el castigo y está de acuerdo con estos términos, entonces consideraré cuánto tiempo debería durar.

Comparte esto si crees que este hombre hizo lo correcto al enfrentarse a su hija y enseñarle una lección. Estoy seguro de que, cuando crezca, se arrepentirá de lo que hizo y estará agradecida de tener un padre que cuidaba porque ella se convirtiera en un ser humano mucho mejor.

Vía: hrtwarming, traducción y adaptación por La Voz del Muro

Publicado en Familia