El comportamiento animal no deja de sorprenderme, y si normalmente son los gatos los que más me chocan cuando hacen algo original porque pensaba que ya lo había visto todos sobre perros, me encuentro con éste acompañando a un bebé que intenta gatear. Como ve que la pequeña no es capaz de moverse, le da una lección de cómo se debe gatear. ¿Aprendería la pequeña a desplazarse gracias a las lecciones de su maestro perruno? No lo sabemos, pero seguro que al menos, tanto sus padres como nosotros, hemos pasado un buen rato.

Publicado en Miscelánea