La sociedad europea se encuentra sometida al Heteropatriarcado que, lejos de ser un concepto acuñado por las teorías feministas, ya era utilizado por Engels y Weber con la misma raíz de significado que hoy en día. Básicamente, el Patriarcado es una organización social que, apoyándose en una supuesta inferioridad biológica de los no-varones, legitima e institucionaliza el dominio masculino sobre el colectivo femenino y la sociedad en general, privando a las mujeres del acceso a las instituciones más importantes de la sociedad. Este hecho no quiere decir que a las mujeres se les despoje de todo derecho, autonomía o influencia.

Podemos construir una pirámide jerárquica donde en la cúspide del Patriarcado se sitúa el varón blanco, seguido del varón negro*, la mujer blanca, y por último la mujer negra. Engrosando esta pirámide básica, podemos incluir al colectivo LGTB. Por ejemplo, un varón homosexual no ocuparía el mismo escalón de la pirámide que un varón heterosexual, siendo este último considerado inferior.
Como seguramente ya os habréis dado cuenta, en esta sociedad es el varón blanco y heterosexual el que estructura el sistema de jerarquía y, por tanto, quien decide en qué grado quedarán discriminados los demás colectivos.

Tanto la dimensión del Amor como la dimensión de la sexualidad del pueblo, siempre han estado perfectamente regladas y estructuradas. Siendo el modelo de familia una familia nuclear (padre, madre, e hijos), el modelo de relación una relación cerrada y monógama, y el modelo de sexualidad sería el heterosexual. Todo modelo que se salga de estas estructuras cuidadosamente delimitadas, es considerado como una desviación social y por tanto, se debe corregir, penar o usar en beneficio del Sistema.
Sin embargo, aunque las herramientas de las que el Patriarcado hace uso para mantener esta estructura, son sumamente fuertes, los crecientes movimientos sociales revolucionarios están haciendo que el Patriarcado se vea obligado a sofisticar aun más sus mecanismos de dominación.

Una conducta que se considera desviada incluso hoy en día, es la homosexualidad. Me gustaría centrarme ahora en el lesbianismo; manifestación de la sexualidad que al no poder ser erradicada o combatida por el Patriarcado, debe ser dominada y usarse en beneficio.
El colectivo de mujeres-lesbianas se encuentra doblemente discriminado; primero por ser mujeres y, segundo por ser mujeres y lesbianas. La discriminación hacia un colectivo, lleva inherente una dominación hacia el mismo. Y eso es lo que se consigue con el Patriarcado: la dominación de los demás colectivos.
En la dimensión lésbica, el varón tiene más difícil ejercer su dominación que en la dimensión heterosexual, por lo que ha tenido que recurrir a la plena sexualización (en favor del varón) de esta dimensión. Así nos encontramos con que el colectivo de mujeres-lesbianas se encuentra además de discriminado, sometido a una sexualización-objetivización como segundo mecanismo de dominación.
Expliquémoslo de otra manera: en el lesbianismo, donde se dan relaciones entre mujeres, no tiene cabida la figura autoritaria del varón, por lo que éste no puede ejercer su poder. Así pues, al quedar esta situación fuera del control varonil, el Patriarcado se ve obligado a ejercer un doble mecanismo de control: primero, ejerce una discriminación sobre este colectivo y, en segundo lugar, lo sexualiza y objetiviza en su favor.
¿Por qué sexualizarlo y objetivizarlo? Simplemente porque de este modo, al no poder erradicar a este colectivo como bien hemos señalado antes, se beneficiará de su existencia: sabemos que los varones son los promotores y principales consumidores de la industria del sexo, así que simplemente hay que construir como sinónimos lesbianismo y por ejemplo morbo.
El Patriarcado, que no ha podido derribar las relaciones entre mujeres, ha llevado la situación a su terreno beneficiándose y lucrándose de ella, sobre todo introduciendo el lesbianismo en la industria del sexo (pornografía, tríos, morbo, etc.), estableciéndose así, el sexo lésbico como mito erótico heterosexual.

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
http://unadesviadasocial.blogspot.com.es/2016/05/tu-sexualidad-esta-la-venta-el-sexo.html