Austin y Ty son de esos hermanos gemelos que siempre han compartido un vínculo especial. Incluso llegaron al mundo en el mismo momento exacto, pero con circunstancias muy diferentes. Ty tiene síndrome de Down y cuando estaba aprendiendo a mantenerse de pié, Austin ya caminaba.

Durante su crecimiento, los gemelos eran inseparables, a pesar de que la condición de Ty supuso que no podían asistir a la misma escuela. A los 18 años, cuando llegó la graduación de Austin en la escuela secundaria, este se negó a aceptar el diploma a menos que a Ty se le permitiese estar junto a él en el momento de recibirlo. Por supuesto, la escuela no puso ningún reparo.

Austin sabía que había trabajado muy duro para ser un buen estudiante y obtener su diploma, pero creía firmemente que Ty había trabajado aún más duro, debido a los retos a los que su gemelo había tenido que enfrentarse durante toda su vida.

En la ceremonia de graduación, los gemelos caminaron juntos por el escenario para recoger el reconocimiento. Los testigos cuentan que no había ni un ojo seco en la sala, pero quizás el momento más emotivo del vídeo que veréis a continuación, es cuando los padres de estos chicos cuentan lo felizmente orgullosos que se sienten de ellos.

Original: Stephen Adams

Publicado en Familia