Todos, tanto en las escuelas, institutos y universidades, hemos tenido la mala suerte de contar con profesores que se limitaban a dictar o leer el temario, sin aportar nada, sin enseñar al alumno cómo estudiarlo, sin motivarlo por la asignatura. En un instituto de EEUU un joven no aguantó más esta situación, y se reveló contra la profesora.

Fuente 1
Publicado en Miscelánea