En 1995, el artista británico William Utermohlen fue diagnosticado de Alzheimer. El Alzheimer es una dura enfermedad tanto para el que la sufre como para sus familiares y amigos, sin embargo William supo hacer algo con ella.

Antes de su muerte en 2007 este artista creó una de sus últimas obras. Durante un periodo de 5 años desde su diagnóstico, William, se pintó a si mismo dando testimonio del inexorable avance de la enfermedad.

1967

autoretrato alzheimer 1967

Inicio de 1996.

autoretrato alzheimer 1996-1

Final de 1996.

autoretrato alzheimer 1996-2

Si bien los autorretratos por si solos son poderosos e impactantes, vistos en conjunto la sucesión resulta desgarradora y no dejan a nadie indiferente.

Inicio de 1997.

autoretrato alzheimer 1997-2

Final de 1997.

autoretrato alzheimer 1997-1

Según la viuda del artista, “los retratos son los esfuerzos de su marido para explicar sus miedos y su tristeza mientras todo su ser era alterado” y añade “Es difícil decir si los cambios en sus retratos se produjeron debido a la pérdida de sus habilidades artísticas o debido a los cambios en su psique, pero, en cualquier caso, documentan la confusión emocional de un artista que mira a su mente mientras se le escapa poco a poco”.

1998

autoretrato alzheimer 1998

1999

autoretrato alzheimer 1999

2000

autoretrato alzheimer 2000
Fuente: Bored Panda

Publicado en Cultura y ocio