El artista dibuja a las mujeres sin mirarlas, basándose en su autodescripción, y luego realiza un retrato de la misma persona pero esta vez descrita por un tercero. Aunque es una campaña comercial creada por Dove, el mensaje que transmite es muy real: “somos muy estrictos con nosotros mismos” y “deberíamos tenernos en mayor estima”.

Fuente: Dove

Publicado en Miscelánea