Ya me costaría bajar por ese acantilado arrastrándome por el suelo. Hacerlo en bicicleta es una auténtica locura.

Publicado en Miscelánea
1