Hay algunas muertes que no sólo son trágicas, sino también bastante crueles si tenemos en cuenta las circunstancias en las que se producen.

Abejas

Este tipo de casos se dan aún más entre la tercera edad, que, por sus condiciones físicas y de salud, suelen estar más expuestos a incidentes graves que pueden acabar con sus vidas.

Muerto por un ataque de abejas

Es precisamente lo que le pasó a un señor de 85 años en Serradilla del Arroyo, un pueblo de Salamanca, que murió casi de la peor manera posible: tras ser atacado por cerca de 500 abejas.

El octogenario salió hace unos días a dar un paseo por el pueblo, pero, a su paso por el monte, fue atacado de manera repentina por cerca de un millar de abejas, que prácticamente lo acribillaron a aguijonazos.

“Tenía picaduras por todo el cuerpo”

Según el teniente de alcalde de la localidad, el anciano “tenía picaduras por todo el cuerpo”. De hecho, cuando fue encontrado inconsciente a las afueras del pueblo, se le encontró toda la cara hinchada y, al quitarle la ropa, no paraban de salir abejas.

En cuanto le localizaron fue trasladado al hospital, donde finalmente murió a causa de las picaduras. Se desconoce de dónde salieron las abejas, ya que en la zona es frecuente la práctica de la apicultura.

Publicado en Miscelánea