A pesar de la fama que los perros y los gatos tienen de enemigos naturales, lo cierto es que nunca han competido por el alimento, los recursos, ni por el cariño del ser humano.

Puede que hayan protagonizado alguna pelea callejera y más de una escena de dibujos animados, pero estos encuentros carecen de intencionalidad y suceden por miedo y desconocimiento de la otra especie. Los perros son curiosos y suelen perseguir las cosas que se mueven, y los gatos son muy suyos y suelen defenderse si se sienten amenazados.

Lo cierto es que, perros y gatos pueden llevarse estupendamente bien, jugar, ser compañeros e incluso echarse mucho, mucho, mucho de menos, como ocurre en este gracioso video, en el que un gatito se deshace en cariños por su compañero canino después de estar 10 días separados.

Enlace: Cat misses dog

Publicado en Animales