hombre_cueva_tallada_1

Ra Paulette es un hombre de 67 años que vive en Nuevo México, Estados Unidos. Hace diez años descubrió una cuevas de arenisca a unos kilómetros de su casa y decidió ponerse a excavarlas, tallarlas y pulirlas, tan sólo con la ayuda de una carretilla, una pala y la compañía de su perro. En su interior se alza una caverna majestuosa y llena de luz, destinada a llevar “renovación espiritual y bienestar personal”.

hombre_cueva_tallada_2

hombre_cueva_tallada_3

hombre_cueva_tallada_4

Más de diez años lleva Paulette viajando a las cuevas todos los días, raspando y excavando las laderas de las montañas para crear estas maravillosas cavernas llenas de luz. Cada montón de tierra fue intencionalmente excavados y/o descartado personalmente por el artista, al igual que los conceptos que representan. Quizá, lo más sorprendente de todo sea el cómo un hombre solo es capaz de crear esta descomunal obra maestra.

hombre_cueva_tallada_5

hombre_cueva_tallada_6

hombre_cueva_tallada_7

Los túneles están iluminados tan sólo con la luz natural que entra por los techos y cada cámara tiene unas cualidades únicas. Aunque los diseños no pueden ser comparados con ningún estilo en concreto, cada espacio exhibe un dominio de las impresionantes texturas que cobran vida con la luz, provocando un sentimiento propio y subjetivo en cada persona.

hombre_cueva_tallada_8

hombre_cueva_tallada_9

hombre_cueva_tallada_10

Combinando la maravilla, la belleza y lo sagrado, Paulette intenta cambiar nuestras acciones para ayudar a cambiar a la sociedad. Su obra se ha convertido en un verdadero ejemplo de lucha y superación. De hecho, su trabajo ha sido trasladado al cine en un documental creado por Jeffrey Karoff, llamado Cave Digger, que se ha llevado varios galardones.

hombre_cueva_tallada_11

hombre_cueva_tallada_12

hombre_cueva_tallada_13

hombre_cueva_tallada_14

“Cuando excavo y excavo en las cuevas, descompongo todos sus movimientos en las partes más simples, para volver a ensamblarlos siguiendo los modelos y estrategias que lograrán mantener la corporeidad más eficiente. Como un bailarín, ‘siento’ el cuerpo y su movimiento de una manera consciente.” comenta el artista.

“Me gusta llamarlo ‘la danza de la excavación’. Este es el secreto de cómo este anciano ha logrado conseguir todo esto.”, continúa.

hombre_cueva_tallada_15

hombre_cueva_tallada_16

hombre_cueva_tallada_17

hombre_cueva_tallada_18

Cuando estén completadas, las cuevas estarán destinadas a proporcionar ambientes subrrealistas y transformadores del espíritu del hombre, para llegar a adquirir esa renovación espiritual que busca el artista, y como lugar de celebración de eventos artísticos.

hombre_cueva_tallada_19

Fuente: boredpanda, desingboom

Publicado en Cultura y ocio