Mucha gente, por trágicas circunstancias de la vida, sufre algún tipo de paraplejía que les obliga a desplazarse en silla de ruedas. Aunque esta condición suele ser irreversible, hemos visto que en unos cuantos años, la gente podría recuperar la sensibilidad de sus piernas gracias al avance médico y tecnológico.

Sharina Jones, de 35 años, perdió la movilidad de sus piernas cuando tenía solo 5 a consecuencia de un disparo. Ahora, 30 años después y mientras estaba esperando a su primer hijo, Sharina no podía evitar preguntarse cómo iba a empujar el carrito de su bebé desde su silla de ruedas.

Sin embargo, la suerte quiso que se topara con Alden Kane, un estudiante de Detroit de 16 años. El joven se había apuntado a unas clases especiales de diseño, donde lo emparejaron con Sharina. Allí fue donde le encargaron inventar un carrito de bebés que pudiese acoplarse a una silla de ruedas. Después de 6 meses de duro trabajo, el resultado no pudo ser más exitoso:

Sharina Jones no dejaba de preguntarse cómo iba empujar el carrito de su bebé desde su silla de ruedas. Por suerte, conoció a Alden Kane. El muchacho confesó en una entrevista para The Michigan Catholic que “fue genial conocerla y hablar con ella de lo que quería y lo que no”

carricoche_silla_ruedas_1

“Me ayudó bastante a la hora de averiguar cómo debía funcionar el prototipo: dónde poner la bolsa de pañales, si podría o no desenganchar el carrito y cómo madre/padre e hijo podrían moverse en la silla”

carricoche_silla_ruedas_3

El invento de Kane está preparado para acoplarle un maxi cosi de bebé, y para engancharlo a su vez a la silla de ruedas

carricoche_silla_ruedas_4

“Fue muy emocionante y gratificante poder ver a Sharina utilizándolo”, declaraba este pequeño genio para Today

carricoche_silla_ruedas_5

Aquí os dejamos un vídeo en el que Kane nos muestra el fantástico invento que podría cambiar la vida a una gran cantidad de padres

Fuente: boredpanda, John Powell

Publicado en Familia