La bondad es un valor escaso en los tiempos que corren. Si bien existen buenos samaritanos que auxilian a completos desconocidos, normalmente la ayuda se limita a algunos alimentos o algo de dinero.

Contribuir a la comunidad con tu propio esfuerzo personal es menos común si cabe, pues no existen muchas personas que decidan limpiar la orilla de un río de forma gratuita y espontánea.

Es por eso que debemos valorar y reconocer a quienes ayudan de forma continua y desinteresada a aquellos que los necesitan.

Conoce la conmovedora historia de Xie Xu, un joven estudiante de 18 años que lleva tres años ayudando a un compañero con distrofia muscular a asistir a clase.

Durante los últimos tres años el joven Xie Xu, transporta sobre su espalda a Zhang, un estudiante que padece distrofia muscular.

amigos de escuela 1

Gracias a este gesto diario, Zhang un estudiante discapacitado de 19 años, ha podido asistir a la escuela secundaria de Daxu.

amigos de escuela 2

Ellos no son familia, ni se habían conocido antes de la escuela secundaria, pero cuando Xie Xu vio a Zhang comenzó a ayudarlo sin esperar nada a cambio.

amigos de escuela 3

Xie se ha convertido en las piernas de Zhang, quien le ayuda a desplazarse desde su dormitorio hasta la escuela, lavar la ropa y comer en el comedor tres veces al día.

amigos de escuela 4

A pesar de las responsabilidades y las limitaciones, estos amigos y compañeros han conseguido ser los mejores estudiantes de su clase durante los últimos tres años.

amigos de escuela 5

La labor de Xie es totalmente encomiable, ya que su gran corazón ha inspirado a otros alumnos y profesores a ser mas amable con los alumnos con necesidades especiales.

Además, su voluntarioso trabajo es la razón de que Zhang pueda recibir una buena educación, pues China es un país en el que 243 mil niños discapacitados no pueden asistir a la escuela por culpa de las numerosas barreras arquitectónicas que tienen las instalaciones.

Fuente: Distractify.com

Publicado en Miscelánea