Los expertos en higiene bucodental llevan años advirtiendo sobre las consecuencias negativas que el consumo de refrescos ejerce en nuestra salud. Y es que, además de esconder una cantidad absurdamente alta de calorías, los refrescos poseen ácidos cítricos y fosfóricos que, junto con el azúcar, pueden manchar y pudrir nuestros dientes.

Para demostrarlo, un joven ha realizado un experimento en el que sumerge dos muelas en Coca Cola y Mountain Dew durante casi 3 semanas. Veamos los resultados.

Este es Tom y va a sumergir dos muelas en refrescos

Como un buen científico, el joven pesa las muelas antes de introducirlas en las botellas y hace una prueba de pH

El refresco Mountain Dew tiene un pH de 3,14, y la muela que se sumerge en su interior pesa 94 gr.

Por su parte, la Coca Cola posee un pH de 2,48 y su pieza dental pesa 86 gr.

Tras introducir las muelas en las botellas de refresco, esperó 20 días hasta revisar sus resultados

Debes saber que cuanto más bajo es el pH más ácido es y, en principio, más corrosivo

Así pues, nuestro protagonista presume que la Coca Cola, al ser más ácida, habrá dañado más los dientes. Veamos si está en lo cierto.

La muela que ha estado sumergida en Mountain Dew se ve dañada y agujereada. Además, la raíz y el esmalte han amarilleado y mucho

La muela sumergida en Coca Cola también se ve deteriorada y su color es francamente desagradable

Sin embargo, no sabremos qué tan perjudiciales son estos refrescos hasta que no pesemos las muelas en la balanza de precisión

La muela sumergida en refresco Mountain Dew pesaba 94 gr, pero ahora solo 81 gr. Es decir, ha perdido un 13 gr o, lo que es lo mismo, un 14% de masa.

La muela sumergida en Coca Cola pesaba 86 gr, pero ahora solo 80 gr. Esto supone una pérdida de 6 gr, es decir, un 7% de su masa.

El refresco de Coca Cola, a pesar de ser más ácido, es menos dañino para el diente que el refresco Mountain Dew

Esto se debe a que el refresco Mountain Dew contiene ácido cítrico. Este, al ser un ácido orgánico, disuelve el esmalte con más facilidad que el ácido fosfórico de la Coca Cola. Eso sí, y queremos dejarlo muy claro,  ambos son igualmente perjudiciales

Además de los problemas dentales, se ha demostrado que los refrescos pueden causar adición, así como otros problemas derivados de las altas cantidades de azúcar, tales como obesidad o diabetes tipo 2.

Es curioso que una bebida tan nutricionalmente pobre, calórica y con muchos inconvenientes termine siempre en manos de niños. Es necesario concienciarnos sobre sus riesgos y reducir su consumo a ocasiones puntuales.

Si deseas ver el experimento completo y cómo los refrescos deshacen los dientes, puedes hacerlo en el siguiente vídeo en inglés.

Fuente: Why Mountain Dew Rots Your Teeth More Than Coca-Cola

Publicado en Ciencia