Cuando empecé a leer mi libro de arena me di cuenta de que faltaba algo: Mi vaso de esponja. Cuando lo conseguí, me dije a mí mismo acerca de las tonterías de esta vida, porque nadie tiene suficiente tiempo

El tiempo es prestado, y este libro no es mío …

Publicado en Relatos