En un lado de la pantalla Eclypse, un mimo maquillado por completo bajo una capa plateada que lo convierte en un robot viviente. Al otro lado, Noster un joven con ganas de retar, ante todo el mundo y de manera pública, al veterano artista plateado. De fondo, música dubstep sobre la que cada artista realizará su robótica coreografía. ¿Quién ganará?

Este es el contesto en el que se produce esta saludable guerra. Frente a la escuela de danza de un centro de comercial y rodeados de gente ponen en práctica sus movimientos.

Lo que más nos gusta de esto, además del baile, es cómo algo que sucede en un recóndito lugar del planeta puede llegar a verse por millones de personas de todo el mundo, pudiendo disfrutar del arte de estos dos grandes artistas, y ellos, darse a conocer.

Publicado en Cultura y ocio