Con apenas 13 años, Richard Turere, un joven adolescente masái que vive al sur del Parque Nacional de Nairobi, ha ideado la forma de mantener alejados a los leones del ganado -a veces el único sustento para una familia como la suya- sin causarles ningún tipo de daño.

A pesar del respeto que se profesan, es bien conocida la lucha por el territorio entre leones y masái. De hecho, en el lugar donde vive Richard los animales van y vienen libremente, pues no existe acotación alguna que ponga límites al parque.

Por ello, es frecuente que los leones lleguen a los pastos donde los masáis tienen su ganado, surgiendo así el conflicto entre la fiera que busca alimento y el hombre que protege su sustento. De este modo, se han contabilizado numerosas bajas en ambos bandos, sobre todo en el primero. Aunque gracias a la mente creativa de Richard, todo esto está a punto de cambiar.

El joven sabía que los leones temen el fuego, así que decidió experimentar por su cuenta colocando unas cuantas fogatas alrededor del ganado. Al ver que su idea no surtía efecto, intentó probar con unos espantapájaros vestidos con ropa de persona. Tampoco funcionó. Al ser objetos inmóviles, los leones no tenían nada que temer.

Al final llegó a la conclusión de que si mezclaba ambos conceptos, el de la luz y el movimiento, su plan podría ser todo un éxito. En el siguiente vídeo, el propio Richard nos muestra su ingenioso sistema, así como su funcionamiento y efectividad. ¡No te lo pierdas!

Vía: marlon castañeda cardenas

Publicado en Miscelánea