Recuerdo que cuando era niño, hace ya más de 20 años, los hijos de padres divorciados no estaban bien vistos socialmente.

Las personas pensaban que se encontraban en desventaja, y que los niños crecidos en un hogar “roto” eran personas desgraciadas. Aunque la mala situación de muchos niños no siempre venía de su casa, sino de las miradas de soslayo, los comentarios injuriosos, y las criticas que otros niños y adultos hacían de ella.

Hoy por hoy el divorcio no está tan estigmatizado como en aquel entonces, pero aun existen muchos mitos y creencias sobre lo que es un “hogar roto”.

Azcar Corbuzier es un niño de 9 años que lo tiene muy claro, y que a pesar de su juventud, nos explica con dibujos cómo ha vivido el divorcio de sus padres.

Porque la vida es complicada y el amor no siempre dura una vida, pero eso jamás cambiará la relación que existe con tus hijos.

Original: Story of a Broken Home Kid.

Publicado en Familia