Si en tu niñez fuiste de campamento de verano, sabrás lo importante que puede resultar esta experiencia para un niño. Salir de casa, ser un poco más independiente, aprender y, cómo no, hacer amigos.

Al menos eso es la teoría. Y es que esta madre ha descubierto que su hijo está aprovechando los días fuera de casa al máximo, como bien le explica en esta divertida e hilarante carta.

Después de una semana de campamento…

carta campamento 1

Querida Mamá,

Bien que mandaras ropa interior extra, ya que he tenido diarrea. Llegó hasta mis zapatos, pero no hasta mi almohada. Me estoy divirtiendo en el campamento y aprendiendo cosas. Soy genial en windsurf y kayak.

Me he comido más caramelos push-pops que ninguno. He comido 23 desde el lunes. Aún me quedan dos días. El récord está en 37 y yo puedo batirlo. Me quedan aún 2 días. ¡Qué guay!

carta campamento 2

 

Fui a montar a caballo y el caballo que iba delante de mí hizo 3 gigantescas boñigas. Salió humo de la caca. Fue increíble.

Uso mi cepillo de dientes para excavar en busca de gusanos. No te asustes, el chico de debajo de mi litera me deja el suyo. No sé su nombre, pero puede eructar el abecedario como yo. Un chico llamado Zack puede eructarlo al revés. Estoy practicando.
Metimos harina de avena en la gorra de baseball del monitor. Fue muy divertido. (…)

 

carta campamento 3

(…) La avena está mala, mamá. Incluso con pasas.

También disparé un rifle, soy un buen tirador. ¿Puedo tener uno cuando vuelva a casa?

¿Sabías que se pueden quemar los pedos? Te lo enseñaré el sábado.

Te quiero
W. xoxo

P.D.: Tus spaghetti son mucho mejores.
P.D.D.: Diles a mis hermanos que se guarden muchos pedos para el sábado.

Fuente: Imgur

Publicado en Familia