Hay versiones de canciones que superan a las originales, y otras que aunque no sean mejores, no son peores, son… distintas. Y este es uno de esos casos donde nadie puede decir quién gana a quién.

Diogo Mello tenía 1 años y 11 meses cuando grabó junto con su padre este vídeo. Enfundando un ukelele y acompañado por su progenitor, no pierde ocasión de intervenir realizando los coros y parte de la melodía de la famosa canción de los Beatles “Don’t let me down”. No sabemos si el futuro de Diogo es la música, pero seguro que hasta que lo deje claro va a hacer reir a muchas personas.

Os dejamos con este simpático vídeo.

Publicado en Miscelánea