En la costa noroeste de Irlanda se repite cada día una historia sorprendente: una amistad muy poco habitual.

El espectáculo tiene lugar frente al puerto de Middletown, un pequeño pueblo de Irlanda.

El perro, un labrador canela llamado Ben, ha entablado amistad con un delfín al que han apodado “Doogie”. Todos los días el labrador sale corriendo, desciende las escaleras y va a nadar con su inseparable amigo.

Todos los días, el Ferry local tiene que partir, y ese es el momento del fin del juego diario para ambos puesto que tienen que hacerles paso, un juego ambos retoman al día siguiente.

El delfín es una hembra vista por primera vez en 2006, cuando el cadaver de otro delfín apareció en la orilla, y el que probablemente fuera su pareja. Los lugareños atribuyen a ello las visitas de Doogie.

Una historia tan bonita como inusual.

Original: Franklin Sinclair

Publicado en Insólito