¿Ya no recuerdas la última vez que dormiste profundamente? El insomnio puede llegar a ser desesperante y un auténtico problema para aquellos que tienen la mala suerte de padecerlo. Este puede aparecer por varios motivos, como el estrés, depresión o ansiedad, entre otras causas.

Como sabemos los frustante que puede llegar a ser, aquí puedes ver unos cuantos consejos que te ayudarán a mejorar los hábitos del sueño y esperamos que te sirvan de ayuda.

Además, hoy queríamos mostraros un remedio natural para combatir las noches en vela.

Básicamente, el remedio en cuestión consiste en una infusión de plátano. Veamos qué vais a necesitar:

infusion_platano_3

– 1 plátano orgánico (tened en cuenta que el plátano irá cocido con la cáscara, por lo que es recomendable que la fruta esté libre de pesticidas u otros productos químicos)
– 1/2 litro de agua aproximadamente (que cubra el plátano)
– 1 pizca de canela o un poco de miel (opcional)

Una vez hayáis reunido todos los ingredientes, veamos cómo preparar la infusión:

1. Pon una olla pequeña al fuego y hierve el agua.

2. Corta los extremos del plátano y colócalo, con el resto de la cáscara, en el agua una vez que haya empezado a hervir.

infusion_platano_2

3. Deja cocer el plátano durante 10 minutos.

4. Una vez transcurrido el tiempo, utiliza un colador para filtrar el agua en una taza.

infusion_platano_1

5. Si lo deseáis, podéis añadir un poco de canela o miel para un mejor sabor.

¿Cómo funciona?

Los plátanos son bastante ricos en potasio y magnesio, especialmente en la cáscara. Juntos, estos nutrientes hacen que los músculos y los vasos sanguíneos se relajen, preparando al cuerpo para un estado óptimo del sueño.

En caso de ser diabético, livestrong afirma: “incluso los carbohidratos saludables como los plátanos deben comerse con moderación, y la mejor manera de saber cómo un alimento afecta tu nivel de glucemia es probarte a ti mismo después de comer. El National Diabetes Information Clearinghouse sugiere mantener los niveles de azúcar en sangre por debajo de 180 una a dos horas después de una comida.”

Vía: hefty

Publicado en Salud