malos_habitos_primera_clase_9

Dicen que viajar en avión es menos peligroso que si lo hacemos por vía terrestre pero, a veces, los vuelos pueden convertirse en un auténtico infierno, cuando nos topamos con un pasajero que no acata las normas.

Obviamente si compras un billete business, irás mucho más cómodo durante el vuelo. Decimos esto porque todavía existen muchos pasajeros de primera clase que se sienten con privilegios sobre el resto, incluida la tripulación del vuelo y si me apuras el resto de los mortales, solo por el hecho de haber gastado más dinero en su billete de avión.

Para que veáis como se las gastan algunos durante un vuelo, estos son 9 malos hábitos en los que los pasajeros de primera clase suelen incurrir:

1. “¿Sabes quien soy yo?”

Sorprendentemente, todavía hay un montón de pasajeros que equiparan sus billetes de primera clase con la realeza. Hacen demandas indignantes al personal de tierra o de vuelo, y esperan que todas sus necesidades sean satisfechas. Los pasajeros “sabes quién soy” deberían ser ignorados por la tripulación durante el resto del vuelo.

2. El gritón del teléfono móvil

malos_habitos_primera_clase_8
“Sí, estoy en el avión, sí, me estoy poniendo en mi asiento, sí, déjame poner mi bolsa ahí, sí, estaré allí sobre el mediodía, sí sí sí…” La parte que debería seguir a esta situación tendría que ser arrancarle el teléfono de las manos y hacer que se lo trague para que todos pudiesen dormir. Al menos eso es lo que le pasa por la cabeza a mucha gente.

Por alguna razón, los pasajeros que viajan en primera clase tienden a tener conversaciones más fuertes y menos interesantes que los de la parte posterior. No tengo absolutamente nada en contra de la gente que hace una llamada telefónica de última hora, para despedirse de alguien por ejemplo. Sin embargo, hay personas que tienen la necesidad de documentar cada movimiento que hacen a voces, sacando de sus casillas a cualquiera y, mucho más, después de unas cuantas horas de vuelo.

3. Hazte a un lado por favor, soy miembro de élite de esta aerolínea

malos_habitos_primera_clase_6
No hay nada más molesto que cuando alguien pasa delante de ti en la cola del check in, aireando su tarjeta de estatus de élite. Muchos de ellos ni siquiera lo son.

4. El cuarto de baño es mío, mío y solo mío

malos_habitos_primera_clase_4
Por desgracia, tan pronto como las luces de la cabina se encienden hacia el final del vuelo, siempre hay algunos pasajeros que sienten que tienen derecho a utilizar el baño durante los próximos 45 minutos.

5. El pasajero que molesta a las azafatas

malos_habitos_primera_clase_5
Gastar 3.500 euros en un billete de avión no le da derecho a nadie a molestar a los asistentes de vuelo, ni le da derecho a hacer demandas poco razonables durante 14 horas.

6. Me sentaré aquí, ¡muchas gracias!

malos_habitos_primera_clase_10
Existen dos tipos de ladrones de asientos: los que saben cómo funciona el sistema de asignación de asientos, aprovechando cualquier oportunidad para obtener el mejor sitio; y los que no saben cómo funciona, que directamente se sientan en tu asiento como si se tratase de un autobús. Afortunadamente, la mayoría de las compañías incluyen azafatas que dirigen a la gente a su asiento correcto.

7. El pasajero “mi equipaje es más caro que el tuyo”

malos_habitos_primera_clase_11
Me refiero a los pasajeros que llevan una bolsa de mano de 2.500 € que, sin dudarlo apenas un instante, quitarán cualquier bulto que se interponga en su camino. De hecho, en un vuelo de British Airways, pude ver desde mi asiento cómo una señora quitaba todas las bolsas del compartimiento de equipajes, incluida mi maleta, solo para guardar su bolso, sin que ninguno de los bultos “baratos” lo tocase. Cuando terminó, me levanté y puse mi maleta de ruedas donde estaba.

8. No necesito verte en ropa interior

Una de las ventajas de volar en primera clase en un vuelo internacional, es que algunas aerolíneas proporcionan esponjosos pijamas a sus pasajeros. La cortesía común espera que seas discreto y que acudas al cuarto de baño para lavarte y cambiarte rápidamente. Sin embargo, todavía es posible encontrarse a alguien cambiándose en mitad del pasillo del avión.

9. Los pies apestosos de algunos pasajeros

malos_habitos_primera_clase_3
Nos preguntamos qué pasa por la mente de la persona que sube a bordo, se quita los zapatos y pone a descansar sus pies sudorosos en el mamparo. Tal vez piensen que a nadie de la cabina le importa, o quizás se ven en el derecho de ser desagradables por haber comprado un billete business. Nunca lo sabremos, pero es de las cosas más repugnantes que se pueden ver durante un vuelo.

Fuente: gadling

Publicado en Miscelánea