turistas se hacen amigos de ballena gris

Madre e hijo nadan tan a gusto por las calientes aguas del Pacífico norte

Los mamíferos marinos son unos seres de extraordinaria inteligencia. Diversos estudios han demostrado que tienen ciertas partes en su cerebro únicas, que solo se han visto en el cerebro de otra especie en toda la Tierra, los humanos.

Se sabe que se comunican entre ellos con una variedad elevadísima de sonidos que se podría asemejar a nuestro lenguaje. Tienen consciencia de si mismos y un cierto tipo de “cultura” que van pasando de padres a hijos. Las ballenas no solo son los animales más grandes de este planeta, sino que también unos de los más sociales, intentando incluso establecer comunicación con otras especies e incluso pedirles ayuda a un par de humanos.

La historia que os traemos hoy va en esa dirección y se ha producido en las aguas de la Laguna de San Ignacio, en costas mexicanas. Este lugar es un santuario para las ballenas grises, donde suelen pasar el invierno, ya que sus aguas son más calientes que las heladas aguas del norte, y es el lugar ideal para dar a luz a sus crías.

Las leyes para navegar en estas aguas son bastante estrictas y el número de barcos que pueden estar en el agua es muy limitado, así como las normas y distancia para acercarse a los gigantescos mamíferos. Pero las ballenas grises parecen disfrutar con la presencia de los humanos y, muchas veces, se acercan a curiosear un poco.

La ballena que veremos en el vídeo ha decidido empujar a su cría hacia la superficie en un acto que podría parecernos una especie de “presentación en sociedad” de su pequeño. Los turistas que viajan en el barco no pueden hacer más que mirar asombrados y atónitos la escena e intentar acariciar al mamífero marino para darle la bienvenida.

Fuente: One World One Ocean

 

Publicado en Animales