A todos nos ha gustado tener en algún momento de nuestra vida un guardaespaldas personal, sobre todo en la infancia, y es por ello que una banda de moteros denominados BACCA, de Biker Against Children Abuse (o Moteros contra el abuso infantil) han decidido prestar su apoyo incondicional como organización a toda clase de niños que han sufrido abusos sexuales, físicos o emocionales. Cuando la familia del entorno del niño les falla, ellos están allí.

Su apoyo es tan bien recibido por los más pequeños que hace mucho más efectivas las terapias psicológicas, y su participación a la hora de declarar en los juicios es mucho mayor que la de los niños que reciben terapia psicológica exclusivamente.

En momento así un niño necesita una persona en la que confiar y ellos les hacen sentir uno más de su familia.

Original: Carlos Whittaker y BACA

Publicado en Miscelánea