En esta campaña publicitaria de la Fundación ANAR contra el maltrato infantil, se ha utilizado de manera muy inteligente la altura del niño para que capte un anuncio distinto al que ven los adultos. No desvelo más, os dejo con el video.

Publicado en Miscelánea