Árstíðir es un grupo Islandés que decidió cantar a capela una canción con más de 800 años de antigüedad en algún lugar que pudiera simular las propiedades acústicas de una iglesia o monasterio, y qué mejor sitio en que en el metro. La atmosfera que crean es mágica.

Puedes apoyar al grupo en su campaña de Kickstarter
Publicado en Cultura y ocio