catedral_arboles_1

Guliano Mauri, nacido en Lodi Vecchio en 1938, fue un artista que destacó sobre todo por sus increíbles obras en la naturaleza. Utilizando en su mayoría materiales vegetales, el artista fue capaz de levantar increíbles construcciones tejiendo ramas y palos a mano, que el tiempo y la naturaleza se encargaron de transformar, hasta mimetizarse con su obra.

Una de sus obra más famosas es La Cattedrale Vegetale, ubicada en Bergamo, al norte de Italia, donde la arquitectura y la naturaleza se funden para presentarnos esta maravillosa obra que cambia con las estaciones:

catedral_arboles_2

catedral_arboles_3

Fue la última obra del artista y un punto culminante en su carrera. Empezó a construirla en 2001, pero ésta no sería finalizada hasta 2010, un año después de su muerte.

Ubicada en la base del Monte Arera, la catedral tiene una superficie de 600 metros cuadrados y varía en altura desde los 5 a los 21 metros en su nivel más alto.

catedral_arboles_4

catedral_arboles_5

Está formada por 42 columnas construidas con troncos de pino y ramas de castaños, que sirven de apoyo a las hayas, que se han plantado para que con el tiempo crezcan y se conviertan en los verdaderos pilares, mientras que las estructuras que ahora sirven de apoyo se retirarán. A medida que los árboles crezcan, sus marquesinas servirán de malla para formar el techo abovedado de una impresionante catedral gótica natural.

catedral_arboles_6

catedral_arboles_7

La Catedral está construida de tal forma, para que las ramas de los árboles se arqueen y formen las paredes y el techo del edificio sagrado. Se trata de un sitio mágico y con un gran sentido del espacio, que se ha convertido en una atracción turística que es visitada año tras año por miles de turistas amantes del arte.

Al ser un sitio cargado de espiritualidad, también es visitado por personas que van buscando un remanso de paz espiritual y comunión religiosa, sin perder por un instante el contacto con la naturaleza y el entorno.

catedral_arboles_8

catedral_arboles_9

La catedral consta de cinco pasillos que, con el tiempo, crecerán hasta convertirse en paredes sólidas y protectoras, que dejarán a sus fieles al amparo de una catedral no de piedra, sino de madre naturaleza.

catedral_arboles_10

catedral_arboles_11

Mauri integra los materiales básicos en bellos contextos naturales, por norma general apartados, para que la naturaleza se apropie de ellos a través de sus ciclos estacionales. Sus obras de arte parecen estar en comunión con la espiritualidad que emana de la tierra.

La obra creativa del artista es de lo más austera, ya que usa objetos frágiles, humildes y discretos, que se sustentan en una ideología artística firme y sólida, en la que hay que destacar una actitud personal que está continuamente en enfrentamiento con la sociedad del consumo.

catedral_arboles_12

catedral_arboles_13

El artista no sólo llevó a cabo esta obra, sino que dejó atrás todo un legado que pone de manifiesto la estrecha relación que tenía con la naturaleza. Aquí os dejamos la página donde se le rinde homenaje a este maravilloso artista a través de sus obras.

Fuente: boredpanda, giulianomauri

Publicado en Cultura y ocio