El término Open Source tiene su origen en el software de libre distribución el cual puede ser modificados por los usuarios a su antojo. Este término también puede aplicarse al ámbito del diseño industrial, aún que yo lo llamaría también “diseño altruista”. Este tipo de diseño es una corriente que antepone la ética y el bien común a los propios beneficios.

Normalmente las grandes multinacionales no suelen estar muy interesadas en este tipo de objetos ya que no suelen orientarse a dar grandes beneficios (normalmente ni siquiera dan algún beneficio) pero hay mucha gente que cree en ellos y en facilitar las cosas a los demás, sobre todo en países pobres o en vías de desarrollo.

La farola que os traemos a continuación es la prueba de cómo con muy poco se pueden solucionar grandes problemas de mucha gente. Su diseñador es Illac Díaz, un estudiante filipino del MIT que empezó a trabajar en este proyecto después de descubrir la Lámpara Moser.

Cuando en 2011 volvió a su país, creó el proyecto Liter of Ligth con el que ha conseguido llevar luz a más de 28.000 hogares (esto solo en Maníla). Este proyecto ayuda a construir farolas con componentes bastante baratos e incluso con botellas recicladas. La farola en sí está compuesta de una lámpara LED de 3w, un pequeño panel solar, una batería conectada a un controlador (esto último puede hacerse con un simple rotulador) y una botella de plástico para proteger el conjunto. Todo lo necesario para construir una farola Liter of Ligth no llega a los 70 dolares.

lampara open source

Uno de los grandes éxitos de su proyecto ha tenido lugar en el barrio de San Luis en la ciudad de Bogotá, donde apenas hay servicios básicos y la falta de iluminación favorece que se cometan todo tipo de delitos, especialmente los de tipo sexual contra mujeres. Con este proyecto Illac ha dado luz a las más de 16.000 personas que viven allí, de una manera económica y sostenible y ha ayudado a paliar un problema real.

Según un estudio de las Naciones Unidas más de 1.500 millones de personas viven sin acceso a los servicios básicos de iluminación nocturna. También se informa que 1.300 millones de personas siguen usando lamparas de queroseno, peligrosas tanto por su inflamabilidad como por lo tóxicos que desprenden su uso. Liter of Ligth podría acabar con este problema y lo hace con una serie de vídeos en su canal donde describe como fabricar estas lamparas. Es reseñable los beneficios que puede traer este proyecto también para los sectores de la educación y la sanidad. Illac Díaz nos ha demostrado que las grandes ideas suelen ser las más sencillas.

En el siguiente vídeo podemos ver como son:

Fuente: Quartz

Publicado en Verde