Tricia es una mujer de 45 años que desafortunadamente padece un agresivo cáncer de hígado. Los últimos años de su vida, un pensamiento más fuerte que su propia recuperación ha ocupado su mente: decidir qué hará con su hijo Wesley de 8 años cuando ella ya no esté aquí.

Su caso es muy especial, porque no tiene hermanos o hermanss que puedan hacerse cargo del pequeño, por lo que durante una de sus estancias ingresadas en el hospital hizo algo audaz. Una de las enfermeras que la atendían y que le transmitía un sentimiento confortable y buenas sensaciones, fue la elegida para tan atrevida proposición “¿cuidarás de mi hijo cuando ya no esté aquí?“.

La propuesta la dejó sin habla, pero su respuesta fue enternecedora.

Original: ABC news

Publicado en Miscelánea