Hoy en recetas rápidas, fáciles y baratas os presentamos la tortilla de bolsa. Una receta con un nivel de dificultad que bate récords a la baja, a la altura de calentar leche en el microondas o freír un huevo.

Para empezar lo único que necesitas es un par de huevos, una bolsa de congelados -de estas que tienen cierre hermético- un poco de sal y una olla con agua hirviendo. Los pasos a seguir vienen detallados en el vídeo.

Lo mejor de todo es que, al no llevar aceite, se convierte en un plato más sano que las tortillas convencionales. Bueno, eso si no hacéis como la chica de la explicación, que le pone más ingredientes a la tortilla que los que llevan unas lentejas a la riojana. Ademas, podréis cocinar varias tortillas a la vez, por lo que ahorraréis tiempo.

Si os gusta el invento no dudéis en compartirlo con vuestros amigos y amigas. Yo por lo pronto esta noche me voy a cenar unas tortillitas a la bolsa muy ricas, aunque dudo mucho que me queden tan perfectas como a esta muchacha.

Fuente: Allrecipes

Publicado en Cocina