Vender videojuegos no es tan fácil como antes, como cuando los comprábamos en función de si nos gustaba la portada, o si el protagonista nos parecía un personaje divertido. Mucho ha llovido desde los tiempos del Zx Spectrum, o desde los del Amiga, de la época de las cajas cuadradas de las Game Boy y de los manuales de instrucciones que terminaban de introducirnos en el imaginativo mundo del videojuego donde gráficamente no podía llegar. Ahora la competencia es mayor, y no vale con que un juego sea bueno, debe hacerse notar, y una gran manera y ejemplo de ello es la campaña que rodea a Dying Light, un juego de la sobreexplotada temática zombie que antes de su lanzamiento ha colgado un vídeo en youtube cercano de conseguir los 3 millones de visitas en menos de 5 días.

En él vemos como un especialista en el parkour huye de otros ágiles zombies a lo largo “y alto” de los vertiginosos tejados de una ciudad, equipado con una cámara en primera persona. Aunque como es lógico, los zombies pertenecen al mundo de la fantasía, los saltos que realiza el especialista son bien reales.

Publicado en Cultura y ocio