Al abrir el libro de Robert Kiyosaki, The Cashflow Quadrant: Rich Dads Guide lo Financial/ Freedom en castellano: El flujo del dinero de Santillana Ediciones Generales S.A en México, y pasar los créditos se lee: 

“El hombre nace libre; y dondequiera está encadenado. Uno se considera a sí mismo el amo de los demás, y sin embargo sigue siendo más esclavo que ellos.” Jean Jacques Rousseau;

a ver si ustedes lectores definen en que lugar se puede definir a los separatistas/extremistas catalanes dentro de esta frase.

Luego un poco más adelante del libro mencionado se lee, en su página 31: 

“Sólo sé que mi conciencia me molesta cuando veo lo que ocurre entre bambalinas. No podría vivir conmigo mismo si fingiera estar ciego y no hiciera nada. Mi trabajo y mi sueldo no son tan importantes como mi conciencia.” 

Si una vez fui criticado hasta la saciedad, encarnizadamente, con comentarios dolientes y dañinos por haber ayudado a una familia necesitada, habiéndome enamorado sin retorno, habiendo tenido razones muy discretas que en el día de hoy solo sabe un confidente; si siempre he estado junto al más débil, sin condiciones, puedo aseverar que tras leer la reciente noticia de OK Diario sobre Decathlon, la empresa independentista catalana que abre un macro centro en Madrid antes del 1 de octubre, fecha de un Referendun convocado ilegítimo, contra los intereses de la unidad nacional, – ¿No es chocante? -, por nada del mundo me humillaría, consciente de la traición y trabajaría, colaboraría o cooperaría, perdiendo los escrúpulos contra los intereses de #España. 

Una vez juré defenderla de toda traición y sigo dispuesto a hacerlo contra los traidores de la patria. 

Dice Robert T. Kiyosaki

«La razón principal por la que la gente tiene problemas financieros es que han pasado años en la escuela pero no han aprendido nada de dinero. El resultado es que la gente aprende a trabajar por dinero… pero nunca aprenden a que el dinero trabaje para ellos.», 

y he aquí el quid de la cuestión que las ratas y sabandijas, reptiles y cuervos que sacan ojos, ávidos todos de poder económico y reconocimiento, a veces con el trastorno histriónico, solo pueden defenderse con deslealtad a sus propios intereses y a los de quienes le rodean. 

Juanjo Sánchez ©
11 de agosto, 2017


Publicado en Cultura y ocio