Your Face is Big Data es el ingenioso y alarmante proyecto puesto en marcha por el fotógrafo ruso Egor Tsvetkov, cuyo objetivo es demostrar lo expuesta que está nuestra privacidad debido a toda la información que subimos a las redes sociales. Esto permite a cualquier desconocido reunir información sobre nosotros en un santiamén, pero lo peor de todo es que cuando publicamos algo en nuestros perfiles no somos conscientes de ello.

Para su proyecto, Egor estuvo haciendo fotografías a gente anónima en el el metro de San Petersburgo durante 6 semanas, alamcenando imágenes de unos 100 viajeros. Después utilizó una aplicación de reconocimiento facial llamada FindFace para encontrar sus perfiles en Internet.

¿Qué creéis que pasó? Sus fotografías tienen la respuesta:

reconocimiento_facial_1

reconocimiento_facial_3

reconocimiento_facial_4

reconocimiento_facial_5

Haciendo uso de este software de reconocimiento facial al alcance de cualquiera que disponga de un smartphone o un ordenador, Egor escaneó a los más de 55 millones de usuarios almacenados en la mayor red social de Rusia, VKontakte.

Aunque algunos usuarios no se parecían demasiado a las fotos de sus perfiles online, Egor fue capaz de localizar a un alarmante 70% de las personas que fotografió.

reconocimiento_facial_6

reconocimiento_facial_7

reconocimiento_facial_8

reconocimiento_facial_9

reconocimiento_facial_10

Así pues, solo tomando una foto clandestina en el metro de la ciudad, cualquiera podría dar con nosotros, así como conocer a una gran cantidad de información privada, como profesión, aficiones, edad y lugar de residencia.

Quería explicar que, en cierto modo, es nuestra culpa que nuestra intimidad quede tan expuesta a terceras personas. Agregamos más información privada en nuestras redes sociales de lo que creemos. Todavía tenemos que aprender a usar los ajustes de privacidad“, explica el autor.

reconocimiento_facial_11

reconocimiento_facial_12

reconocimiento_facial_13

reconocimiento_facial_14

reconocimiento_facial_2

Hasta el momento, solo una persona se ha reconocido en la secuencia de imágenes y se ha puesto en contacto con el fotógrafo. Polina Trei decidió identificarse públicamente para contar su experiencia:

La gente me decía: ‘¡Eres famosa!’. No es como me sentía. Al principio quise cerrar las cortinas, desconectar Internet y huir hacia el bosque. (…) Disparó mi paranoia. No quiero abandonar las redes sociales, pero me gustaría mantener el anonimato suficiente como para poder ir en metro de forma segura. De todos modos agradezco al autor del proyecto, que me ha hecho ser consciente del problema“.

reconocimiento_facial_15

Ahora solo nos queda reflexionar sobre cuán expuesta está nuestra intimidad y lo mucho que tenemos que cuidarnos las espaldas al subir cualquier tipo de información nuestra a la red. Para ello, el primer paso es revisar la privacidad de todas nuestras cuentas y hacer las restricciones pertinentes, pues nunca se sabe quién podría estar observando desde el otro lado.

Vía: Boredpanda, traducción y adaptación por La Voz del Muro.
Imágenes: birdinflight
Fuente: rbth

Publicado en Tecnología y videojuegos